"A ambos lados del coloso de América vivieron en la remota antigüedad los araucanos y los aymaras. Más tarde los Incas, procedentes del lejano Cuzco, invadieron estas regiones llevando consigo su cultura y la dulzura de su lengua: el quechua. No hay datos, sin embargo, de sus correrías por la alta cordillera y la montaña quedó, al parecer, aislada de leyendas por la altura de sus pasos y la desolada inmensidad de las altas cumbres batidas por vientos glaciares"